jul
2

Estudian cómo se desplazan los perros que han perdido una pata para aplicar los resultados en el diseño de robots

Científicos en Alemania están filmando y estudiando la manera como caminan los perros que han perdido una pata, para crear nuevas estrategias de diseño de robots.

Los investigadores quieren saber cómo compensan estos animales la falta de una extremidad para desarrollar robots que se desplacen de forma similar.

Los animales fueron filmados desde varios ángulos con cámaras de alta velocidad mientras corren en una máquina para hacer ejercicio.

El estudio, llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Jena, Alemania, fue presentado durante la conferencia anual de la Sociedad de Biología Experimental que se celebra en Praga, República Checa.

La investigación, que forma parte de un proyecto de la Unión Europea para mejorar la eficiencia y utilidad de la robótica, intenta desarrollar robots que puedan adaptarse al ambiente si resultan “heridos” y pierden una extremidad.

“La locomoción natural terrestre está diseñada para un número par de extremidades”, dice el doctor Martin Gross, quien dirige el estudio.

“Después de la pérdida de una extremidad (por ejemplo por una herida) se requiere una reorganización del sistema locomotor”, agrega.

Para el estudio, los perros que habían perdido una pata trasera o delantera en un accidente o lesión, fueron filmados caminando en la máquina durante dos minutos.

Se les filmó con una serie de 10 cámaras infrarrojas de alta velocidad. También se colocaron marcadores reflectores en la piel de los animales, lo cual permitió a los investigadores rastrear los movimientos de diversas partes del cuerpo.

“Al final del proyecto esperamos poder contar con robots que serán muy eficientes en ambientes desconocidos”, explicó Marton Gross.

“Porque en estos ambientes podría ocurrir algo a los robots que los hiciera, por ejemplo, perder una extremidad”.

El doctor Gross afirma que se sintió inspirado para llevar a cabo este estudio de investigación de biomecánica con el perro mascota de tres patas de su hermano.

“El perro que sólo tiene tres patas es el que corre más rápido entre todos sus perros”, dice el investigador.

Y explica que los animales encuentran más difícil ajustarse a la pérdida de una pata delantera que a la de una pata trasera.

Cuando se pierde una extremidad anterior las extremidades restantes deben llevar a cabo una adaptación cuidadosa para coordinarse entre sí, un proceso conocido como “estrategia de compensación”.

Pero los investigadores descubrieron que cuando ocurre una amputación de la extremidad posterior, las extremidades anteriores actúan como lo harían normalmente cuando el animal tiene las cuatro patas, lo que muestra que no existe una estrategia de compensación.

Los científicos creen que esto se debe a que una mayor parte del peso del animal está sostenido por las patas delanteras.

El doctor Gross y su equipo ya lograron desarrollar robots cuadrúpedos pequeños y en los próximos dos años esperan diseñar estrategias para que estos robots puedan seguir desplazándose incluso si resultan “lesionados” y pierden una extremidad.


Tambien te puede interesar...