abr
30

LAS BOMBILLAS AHORRADORAS DE ENERGIA LE AYUDAN A ECONOMIZAR HASTA UN 80 %

zzzzzzz.jpgLa vida útil de una bombilla ahorradora de energía es 6.000 horas, mientras que un incandescente normal solo dura 1.000 horas.

La bombilla ahorradora es de 20 watios, mientras que la incadecente es de 100 watios, es decir, con la diferencia podríamos tener 5 bombillas ahorradoras que iluminarían cinco áreas diferentes.

Las ahorradoras de energía, técnicamente llamadas “Lámparas Fluorescentes Compactas” son un adelanto tecnológico en donde se fusionan básicamente tres aplicaciones ya existentes, en primer lugar está la miniaturización de la ya conocida fluorescencia, principio en el que a través de choques de electrones con moléculas de gas y contacto con el fósforo producen el reconocido brillo de los tubos fluorescentes, de amplia utilización en los sectores comercial e industrial.

En segundo lugar la adaptación de los circuitos electrónicos integrados al tamaño de una lámpara de este tipo y por último el uso del casquillo o rosca que conocemos en nuestros hogares con los bombillos incandescentes normales.

Estos tres componentes, tubo fluorescente miniaturizado, circuito electrónico integrado y casquillo de aluminio conforman las famosas ahorradoras de energía.

Este desarrollo permitió masificar la producción y uso de este producto ya que el circuito electrónico optimiza la cantidad de energía necesaria para producir una cantidad de luz equivalente a la de un bombillo incandescente de mayor potencia.

En términos sencillos el ahorro es de aproximadamente un 80%, ya que tomando como ejemplo, un ahorrador de 20Wattios, solo con esta potencia puede iluminar igual que un incandescente normal de 100 Wattios de potencia.

Teniendo en cuenta que el cobro de la factura eléctrica se hace en Kilowatios / Hora solo en esta apreciación ya tenemos, que estaríamos dejando de consumir 80Wattios con solo la decisión de cambiar de fuente de luz.

Si continuamos profundizando, esos 100 Wattios (de un solo bombillo incandescente) que solo iluminarían un área determinada pueden ser cambiados por 5 ahorradores que iluminarían cinco áreas diferentes.

El otro aspecto de ahorro está dado en la vida útil de los dos productos, mientras el ahorrador dura 6.000 horas un incandescente normal solo dura 1.000 horas.
El ahorrador brinda opciones de diferentes tonalidades blancas de luz, que van desde el cálido (amarillento) hasta el frío (blanco azulado), pudiendo decorar y crear ambientes.

Adicionalmente, son el aporte individual que cada persona puede hacer para disminuir el calentamiento global generado por la emisión de gases CO2; sí ahorramos energía cambiando los incandescentes normales por ahorradores contribuiremos a que las hidroeléctricas sean suficientes y no se requiera de las termoeléctricas emanadoras de CO2.

Estudios indican que un bombillo ahorrador de energía dura 6.000 horas, lapso en el cual evita que 40Kg de CO2 lleguen a la atmósfera, para ilustrar aún más, 40Kg de CO2 es la cantidad que dos árboles adultos pueden procesar en su vida.

En la medida que haya un incremento sin control de las emisiones de dióxido de carbono producido en la industria, el transporte y las combustiones, este gas se acumulará en la atmósfera impidiendo la salida del calor de los rayos solares, produciendo el denominado efecto invernadero.

El cambio climático es, probablemente, el problema más grande que enfrenta el planeta, a pesar de que la región Andina produce una parte mínima del total global de emisiones de gases, también es cierto que sería uno de los más damnificados por la pérdida de recursos naturales.
Es necesario tener en cuenta que las fuentes de producción energética pueden resumirse en la eólica (poca utilización en la región), termoeléctrica e hídrica, está ultima en la región produce el 60% de la electricidad, lo que agrava aún más la situación.


Tambien te puede interesar...